El tesoro de “La Mercedes” ve la luz tras 200 años oculto

El Museo Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena acoge después de más de 200 años bajo el mar el cargamento de la fragata “Nuestra Señora de las Mercedes”. No fue fácil para el estado español evitar el expolio del tesoro hundido en 1804: cinco años de batallas en los tribunales contra la compañía estadounidense Odyssey, que realizó el hallazgo en 2007, hasta que en 2012 los tribunales dieron la razón a España.

Algunas de las pruebas utilizadas por el estado español en el juicio pueden verse ahora en las vitrinas de la exposición: una botonadura de un oficial de Marina con la inscripción de la Armada Española; el mango de un cubierto que lleva las iniciales “J.G.” del capitán de la fragata José Goicoa; o varias monedas dobladas fruto de una explosión que demostraron que el buque no naufragó en una tormenta, sino que fue atacado por la marina británica.

En el barco se recuperaron además 600.000 monedas, 212 de oro y el resto de plata. De ellas el museo expone unas 8.000: 7.500 restauradas pero con el tono verduzco que evoca el estado en que han pasado la mayor parte de su existencia y 500 limpias para mostrar al público el proceso de restauración. Junto a ellas están los datos sobre su procedencia (Lima, México, Santiago y Potosí) y los reyes a los que pertenecieron, principalmente Carlos III y Carlos IV. La muestra incluye, además, tres tabaqueras de oro, piezas de cubertería, poleas y clavos y cartas y documentos de navegación.

Se está preparando también una exposición itinerante con parte de las monedas halladas.

La fragata de guerra “Nuestra Señora de las Mercedes” formaba parte de una escuadra oficial de la Armada española y su misión era trasladar a la península los caudales de la Real Hacienda procedentes de las cecas americanas. Zarpó el 9 de agosto de 1804 del puerto de Montevideo (Uruguay) procedente de Lima (Perú) y con destino a Cádiz, pero el 5 de octubre de ese mismo año cuatro navíos ingleses interceptaron a los buques españoles con la intención de apresarlos y guiarlos hasta un puerto inglés. La negativa de los barcos españoles produjo que los ingleses abrieran fuego y la “Mercedes” explotase y se hundiese con 249 marineros a bordo. Acaba de romperse el Tratado de Amiens firmado en 1802 por España, Francia e Inglaterra y se iniciaba un conflicto que terminaría derivando en la batalla de Trafalgar, el inicio del declive del imperio español.

Puedes conocer más sobre esta apasionante historia en http://museoarqua.mcu.es/.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *