El “Tubular Bells” de Mike Oldfield cumple 40 años

Hace cuatro décadas la discográfica británica Virgin Records lanzó al mercado su primer disco: el álbum instrumental “Tubular Bells” de Mike Oldfield, uno de los más relevantes del siglo XX y con el que el joven inglés, que entonces contaba con apenas 20 años, se mantuvo en las listas de éxitos durante 279 semanas consecutivas.

El disco, del que se han venido más de 16 millones de copias en todo el mundo, está dividido en dos partes y recoge música de una veintena de instrumentos, desde el piano de cola hasta órganos, flauta, campanas tubulares o guitarras acústicas. Su hipnótico sonido, que además se vinculó con la película de terror “El Exorcista” que se estrenó ese mismo año, introduce al oyente en un paseo atmosférico en el que se entrelazan ambientes y sensaciones contrapuestas como la nostalgia, la tristeza o la euforia.

El álbum fue crucial en la consolidación de Virgin como la mayor discográfica independiente del mundo, que acogería más tarde a otros grupos como los Sex Pistols o los Rolling Stones. No obstante, tras 35 años de relación, el acuerdo de Oldfield con Virgin terminó en 2008, cuando los derechos sobre su obra se transfirieron a Mercury Records, que lanzó una versión remasterizada en 2009. Con anterioridad a esta Virgin había publicado también otras “secuelas” del “Tubular Bells”.

Una de las últimas ocasiones en las que se pudo escuchar a lo grande parte de la obra fue el pasado verano, cuando Oldfield colaboró con el director de cine Danny Boyle en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 con una nueva versión de doce minutos del “Tubular Bells”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *